CRÓNICA DEL 4° CONGRESO LATINOAMERICANO DE CULTURA VIVA COMUNITARIA

EL CAMINO DE ABYA YALA

Todavía se escuchan los ecos de lo que fue, seguramente, la acción cultural comunitaria más importante del año en nuestro país y el continente. Desde el 10 y hasta el 18 de Mayo el IV Congreso Latinoamericano de Cultura Viva Comunitaria, con sus 600 referentes de 17 países de la región y su Caravana de festivales, talleres y Círculos de la Palabra por Mendoza, Córdoba, Entre Ríos y Buenos Aires conmovió hasta lo más profundo de nuestras sensibilidades, abriendo y despertando debates y desafíos, a lo largo de 1500 km, seis ciudades y veinte localidades y pequeños pueblos.

Se calcula que unas 100 mil personas disfrutaron de los más de 80 escenarios al aire libre en las cuatro sedes, transmisiones on-line para todo el continente, marchas, intervenciones en plazas y espacios públicos, muestras y talleres que permitieron articular en territorio a cerca de 300 colectivos culturales de distintas disciplinas, no sólo artísticas o comunicacionales, sino de temáticas afines al territorio y la vida, como las diversidades sexuales y el género, la soberanía alimentaria y la defensa de nuestros bienes comunes y naturales. Sobre el final, el impresionante 1er Festival Latinoamericano de Cultura Viva Comunitaria fue el prólogo de una visita al Congreso Nacional en el que el Movimiento presentó su proyecto de Ley de Apoyo a la Cultura Comunitaria, iniciativa que ya cuenta con la predisposición positiva de fuerzas de la oposición y del propio gobierno para ser tratada en la Comisión de Cultura.

En la Asamblea de Cierre se aprobaron las conclusiones de los diferentes Círculos de Palabra y se lanzó un Plan de Trabajo de 4 años en el que celebraremos el V y VI Congreso Latinoamericano de Cultura Viva Comunitaria en Perú (2021) y México (2023) respectivamente.

Pero…¿Cómo se desarrolló esta epopeya itinerante en nuestros territorios?¿Qué sucedió en cada una de sus sedes y a lo largo de la Caravana? Aquí va un breve recorrido por algunos de los momentos más emotivos de esta enorme desmesura de la organización popular.

Desde Mendoza y la Cordillera

En la misma apertura del evento fue evidente su naturaleza pluricultural y plurinacional. Asistentes desde Chile, Perú y Bolivia fueron llegando desde los días anteriores al Congreso y entablando diálogos e intercambios. Ya el 8 de Mayo, con la actuación de “Teatro Trono” ante un grupo de más de 100 estudiantes, el elenco comunitario animado por nuestro recordado Iván Nogales Bazán pudo conmovernos con la más bella de las poéticas, esa enorme capacidad de decirlo todo en el escenario, irradiar y entender que íbamos a vivir una fiesta trascendente, también expresada en el conversatorio que se realizó en la Facultad de Artes en esos mismos días.

La apertura del IV Congreso Latinoamericano de Cultura Viva Comunitaria, ya al atardecer del 10 de Mayo en el Espacio Cultural Julio Le Parc (imponente y hermoso para el trabajo grupal y los eventos), supo sintonizar el enorme enjambre de voluntades que habían logrado cristalizar el evento, agradeciendo a cientos de colectivos que finalmente fueron llegando a Mendoza en ómnibus, vehículos individuales o sencillamente de “mochileros”. La emoción se hizo profunda en el ritual promovido por nuestros Pueblos Originarios, entregando el bastón simbólico de la construcción compartida en la Abya Yala, y más tarde inundó las sencillas palabras de las organizadoras y organizadores, preanunciando lo que iba a suceder en las horas siguientes.

Al día siguiente, ya en el Anfiteatro Gabriela Mistral se pudo sentir el gran tejido de las voces latinoamericanas a partir de la participación de sus congresales, compartiendo visiones y desafíos, y generando la mística que luego se desplegó con el esplendor de la Murga “El Remolino” y la hermosa marcha colectiva y multitudinaria hacia el Espacio Cultural Julio Le Parc, atravesando la Ciudad de Mendoza con un mensaje de celebración del encuentro.

Difícil enumerar los momentos más emotivos; desde la actuación del hermoso grupo de niños y adolescentes de Neuquén, la obra del grupo “De Sol a Sol”, el homenaje al nuevo cancionero en el lugar donde se arrojaron las cenizas de Mercedes Sosa, el viaje a Uspallata, el conocer la biblioteca Pujada en Lavalle, la inauguración del mural dedicado a Iván Nogales en el Teatro Leonardo Favio en Chacras de Coria –sede del grupo de teatro comunitario Chacras para todos-, la recorrida por los 5 circuitos territoriales (Potrerillos/Uspallata; Maipú/ Chacras de Coria / Luján de Cuyo; Guaymallén; Lavalle y Godoy Cruz / Perdriel (Luján de Cuyo))  y la vivencia incomparable de cada uno de ellos, todo fue configurando una sucesión de conmovedores y transformadores encuentros.

Viajando por la noche, los congresales partían, ahora sí, a la Caravana de aprendizajes que los esperaba en la siguiente sede, San Francisco, Córdoba.

El este Cordobés…otro abrazo comunitario !!!

Y la emoción no iba a detenerse. Para cuando la Caravana de 8 ómnibus llegó a San Francisco, Córdoba, se encontraron con cientos de chiquitos y chiquitas de las escuelas, acompañados por sus familias, con banderas latinoamericanas y dibujos para regalar a los Congresales de todo el continente. La actividad había sido preparada con meses de antelación, en un proyecto educativo específico, orientado al conocimiento de nuestra Patria Grande y su gente. La presencia de niños y jóvenes marcó sin dudas un gran protagonismo y nos hicieron ver que otra vida en comunidad es posible.

Cómo olvidar, tampoco, la presentación de la obra “Se cayó el sistema” con 60 vecinos de La Comunitaria, la Escuela Orquesta de Música Latinoamericana, el ballet  Estampas Argentinas de Devoto, a Sumajta Causay de Morteros y a escuela municipal de folclores de San Francisco, ensayando para recibir a los congresales en la apertura. Pero no culminaban ahí los “platos fuertes” de la pasada por San Francisco y el Este Cordobés. Fue muy destacado el laburo de los círculos de la palabra que se dieron a lo largo de todo el Congreso que fueron: Arte, cultura y transformación; Legislación y políticas públicas; Comunicación; Infancias y Juventudes en la Cultura Comunitaria; Pueblos Originarios; Feminismos,  Géneros y Diversidades; Hacia Otras Economías; Educación; Derechos Humanos; Salud y Buen Vivir; Organización del Movimiento de CVC. De entre todos estos Círculos de la Palabra, hubo uno que inició su trabajo en esta sede y que fue especialmente destacado por su participación juvenil y proactiva. Fue el Círculo dedicado al tema “Feminismos, Géneros y Diversidad”; participaron más de 60 personas, la mayoría jóvenes, con ejes claros de trabajo, con dinámicas y prácticas funcionales. A la noche ya estaban leyendo acuerdos de procedimientos en el escenario del festival, expresando apoyo y contención a quienes lo necesitaban.

La sede del IV Congreso Latinoamericano de Cultura Viva Comunitaria de repente se llenó de “pueblo”. En todo momento, a la mañana, a la tarde, en los círculos, en los talleres, en las ponencias, en el escenario urbano, en el festival… en todo momento hubo comunidad, participación, e integración con las actividades propuestas y con los congresales latinoamericanos. Realmente se veían reuniones por el parque de intercambio de vivencias, de celebraciones esperadas, de murales colectivos con semillas ancestrales, en los talleres había niños, abuelos, madres…. Como un cuento, amor o nada … cada historia, se iba enhebrando.

Y por si faltaba algo para sellar los compromisos afectivos y de aprendizaje, las organizaciones de la zona garantizaron un espectacular asado para todos los congresales y colaboradores. Fue en un salón grande, todes juntes, comiendo, sentados, celebrando la amistad. El asado fue preparado por los pibes de la murga con el cariño de quien recibe a gente querida. El broche de oro de un viaje que ahora encaraba hacia el río, el litoral y la cultura guaraní.

Entre Ríos y sabidurías

El litoral argentino y sus expresiones de la Cultura Viva Comunitaria se fueron preparando con amor y trabajo para recibir el paso del Congreso. Y se notó. A la calurosa recepción en Bajada Grande, a orillas del río, apoteótica, en un espacio natural amplísimo y generando una inmensa ronda de presentación, continuaron el trabajo de los Círculos de la Palabra y los números artísticos de música paranaense y entrerriana. Un “chupín” preparado por los pescadores fue el almuerzo y por la noche el Festival Cultural en la Vieja Usina, con una diversidad de espectáculos pocas veces vista en la región (El Ballet Nueva Semilla de Perú, el Teatro Comunitario “El Monte” de Misiones, etc) .

Al día siguiente, la importante Asamblea del IV Congreso Latinoamericano de Cultura Viva Comunitaria fue clave para anudar los debates que se venían dando en cada ámbito específico y sumar la perspectiva del reconocimiento de los trabajadores y trabajadoras de la Cultura Viva Comunitaria. En la última tarde siguieron los recorridos por distintas zonas de la región, cada una con su impronta, y su “sabor”. Una parte tomo la ruta 18 y paró en Villaguay. Allí la Escuela Charrúa Etriek había preparado una serie de actividades mientras mensajes y canciones en idioma originario Charrúa envolvía la tarde. La FM la «redota» transmitía en vivo en un enlace provincial inédito.

El Circuito Cultural del Río Uruguay, evidenció en Colón toda la potencia que CVC tiene en esta parte de la Provincia. AllÍ distintas organizaciones, como La Fragua de Villa Elisa, se fundieron en un estrecho ir y venir de palabras, que contaban acciones y diferentes modos de organizarse y actuar. La FM Sapucay también encadenó el aire radial provincial, a través de una unísona y original transmisión que quedará  en la historia comunicacional. Otro circuito interesante fue el que tomó por Victoria. La ciudad de las siete colinas recibió a los Congresales a través de la organización Taller Flotante, espacio socioambiental de notable trayectoria en el avistar de aves, en la preservación de la flora y fauna. El cierre en la Plaza del V Cuartel, fue con tortas fritas, mate cocido y chamamé en vivo.

Paraná le mostró a otro de los contingentes de Congresales, los humedales, ecosistema sustentable que crece a metros de lo que es el depósito de basura. Los Cuidadores de la Casa Común, mostraron la potencialidad de esta experiencia. De allí, a La Casita de los Gurises experiencia sociocultural del Barrio Mosconi, que una vez más muestra como dentro de piedras y resaca, pueden florecer maravillosas experiencias de vida y amor. Para despedirse este grupo pasó por la Biblioteca Popular Caminantes. Allí se inauguró  el mural que el Programa «Todas las manos» de muralistas municipales junto a integrantes del Culebrón Timbal. Allí la Murguita Caminantes actuó para los visitantes y las estanterías de la Biblio, fueron enriquecidas con materiales de distintos países de nuestro continente. Para la tardecita, los micros de los Congresales latinoamericanos ya estaba nuevamente en la ruta, rumbo a la última parada, hogar de 13 millones de personas…el Conurbano bonaerense.

En el Corazón del Gran Buenos Aires

San Martín, el municipio en el que dicen que nació José Hernández, autor del “Martín Fierro”, fue la sede para recibir a la Caravana increíble de la Cultura Comunitaria. En la llamada “Área Reconquista”, la zona lindante al Río Reconquista, los predios del CEAMSE y la autopista del Buenayre, región habitada por 140 mil personas en decenas de barrios que diariamente luchan contra un presente de pobreza y marginación, a fuerza de solidaridad y espíritu colectivo. La Caravana de Cultura Viva Comunitaria llegó a José León Suárez con mucha Alegría y un recorrido masivo con la asistencia de los territorios. En una tarde espectacular, cerca de 8000 vecinos y vecinas junto a las organizaciones de la Mesa Reconquista recibieron con música, Danza, Números Artísticos y muchas actividades que se desarrollaron a lo largo de la caminata entre la Estación de JL Suárez y la Plaza 5 de Noviembre. Cabe destacar la participación de las familias del jardín La Colmenita 1 y 2, lxs compañerxs de la Colmena y de Fm Reconquista que transmitieron en Vivo para todos los barrios, los Compañeros de la Mesa Reconquista (Cooperativa Bella Flor, Bachillerato Nueva Esperanza, Biblioteca Popular La Carcova, Engranajes, América Mestiza, Osadía, Compromiso Padre Mujica, Música Popular), a la UNSAM por acercarnos el Circo y el registro de las actividades, a la Casa del Niño La Colmena y a la Orquesta Estable de Radio Reconquista, Al Centro Juvenil de Villa Hidalgo, al CAPS n17, a la Escuela San Martin de Porres, Al Envión Comunitario La Colmena Danzas, Fútbol, A la Parroquia Santa Maria del Camino y Columna por la residencia de las delegaciones, Jardín La Montaña y Santa Ana y a la Municipalidad de Gral San Martín por su apoyo en el evento.

Pero la jornada no terminaba allí; a algunas cuadras de distancia, todo se preparaba para el 1er Festival Latinoamericano de Cultura Viva Comunitaria…en un estadio de fútbol.

¿Cultura Comunitaria en la cancha de Chacarita, hasta la medianoche, con bandas de rock, pantalla gigante y una Feria latinoamericana de Experiencias? Así fue. Una luna casi llena, y la temperatura amable de una noche de otoño con amigos fueron el marco de una irreverente celebración pagana en el Estadio de Chacarita Juniors por la que pasaron miles de vecinos y vecinas, ahí en medio de Villa Maipú, y desbordando de colorido popular. Fue el 1er Festival Latinoamericano de Cultura Viva Comunitaria, con más de 60 números artísticos en vivo de Teatro, Circo, Comunicación alternativa, rock, cumbia, murga, danza…todos en escena, barriales, masivos y compartiendo sus producciones desde las 14 hs y hasta entrada la medianoche. Un evento impulsado por el Movimiento Nacional por la Cultura Viva Comunitaria que contó desde San Martín con la presencia de importantes referentes institucionales entre los cuales cabe señalar a la diputada brasileña Jandira Feghali y el diputado nacional Daniel Filmus recibiendo el Premio “Cultura y Democracia Participativa”, con un diploma con la imagen y el pensamiento de uno de los fundadores del movimiento, el artista y educador boliviano Iván Nogales. Más de veinte movimientos sociales nacionales adhirieron a la audacia del Festival. Una fiesta que parecía imposible y se desplegó como un ramillete de expresiones novedosas, originales y poderosas.

Presentando nuestra Ley

La mañana del viernes 17 de Mayo encontró a los Congresales marchando hacia el Congreso Nacional para la presentación del proyecto de Ley de Apoyo a la Cultura Comunitaria. Desde San Martín salimos en los ómnibus y caminamos desde la Plaza de los Dos Congresos hacia las oficinas de quienes iban a recibirnos. Daniel Filmus, diputado nacional y presidente de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, recibió la propuesta; el texto, revisado y mejorado en la Asamblea del Movimiento, fue presentado por una delegación compuesta por referentes de las cuatro sedes del IV Congreso Latinoamericano de CVC, referentes de cada país latinoamericano, de los Pueblos Originarios, de los niños y niñas y de las Redes latinoamericanas presentes. El debate y los aportes fueron sustantivos; se logró un compromiso explícito en la construcción de un consenso entre distintas fuerzas políticas para lograr el tratamiento de la propuesta y la posible integración de la perspectiva de la Cultura Comunitaria en el cuerpo de una Ley Federal de las Culturas, también en proceso de debate. Con gusto a triunfo, los participantes de la Caravana de la Cultura Comunitaria emprendimos el retorno a Hurlingham, en donde nos esperaba la celebración de la Asamblea de Cierre del Congreso, junto con más arte, mas intercambio y más emociones.

Asamblea en Hurlingham

La cita fue en el Centro Cultural Leopoldo Marechal, a pocas cuadras de la estación de Hurlingham. La Caravana llegó triunfal y ruidosa…y en pocos minutos se había instalado en el cuidadoso marco organizado de todo el evento. Disponibles para los congresales había frutas, sanitarios, materiales informativos y todo lo necesario para predisponer al  grupo al último encuentro de debate y reflexión. La Asamblea, un rato después, se inició con un ritual emotivo y profundo. El símbolo, la narrativa de esa emoción tuvo que ver, sencillamente, con uno de nosotros, que físicamente parecía no estar presente. El recuerdo de Iván Nogales Bazán recorrió todo el Congreso y se hizo más intenso en el final. Los compañeros de Hurlingham nos propusieron un homenaje original, único, coherente con el ánimo de nuestro querido Iván; saludarnos con un minuto de abrazos, repartido y multiplicado entre todos y todas.

Minutos despúes, en un auditorio repleto de grupos de los países latinoamericanos, se aprobaban por aclamación las distintas propuestas de los Círculos de Palabra, los planes de trabajo, las recomendaciones, los elementos, criterios de evaluación y los aportes para lo que terminó configurando un Plan de Trabajo de 4 años en las distintas áreas del Movimiento Latinoamericano por la Cultura Viva Comunitaria.

Pero tanta emoción contenida esperaba una expresión final…y la tuvo con creces. Fue cuando tuvimos que votar a la sede del próximo Congreso entre los países propuestos. Dos se postularon como posibles sedes del encuentro: Perú y México. Ambos con criteriosas razones, argumentos y contenidos; el debate se extendió en el plenario, y por fin arribamos a una conclusión que fue motivo de algarabía y festejo compartido. Por consenso total, Perú quedó elegido como sede del V Congreso Latinoamericano de Cultura Viva Comunitaria en el 2021, mientras México fue seleccionado para serlo en el año 2023. Con una estruendosa ovación y con la frenética y alegre danza de los conjuntos del Perú, la Asamblea concluía con la sensación de un logro conquistado y un desafío provocador para los próximos años.  Después vinieron la fiesta y la celebración, con Escuela de circo Patas P’Arriba, Comparsa de candombe La Candomgluck, Murga Lxs Resakadxs del Trueno, La Nueva Semilla (Perú), Grupo de Teatro Comunitario Despa-Ramos, Murga estilo uruguayo La Moña Suelta, Trío La Luziérnaga, Ensamble de vientos La Guarnición y el Ensamble de percusión Babamorilú, además de los talleres Meta bombo, mujeres al bombo y las dos charlas: del colectivo Repercuta, del Perú y del Festival Curta o Género, de Brasil. La escena se completó con la feria de artesanxs “Itinerarte” con la participación de productores locales y la cena colectiva con un abundante guiso cocinado desde la mañana por compañeras y compañeros del movimiento. Intensa y conmovedora también la ceremonia de traspaso del bastón ceremonial a Perú, a cargo de Mario Barrios de la comunidad quechua y de nuestra compañera Ruti, de nuestros Pueblos Originarios.

Un epílogo en la Boca

La mañana siguiente ya estaba marcada por el ambiguo sentimiento de la despedida, con un poco de alegría por lo experimentado…y la tristeza de lo que se nos va. Así fue que nos encontramos en la sede del legendario Teatro del Grupo Catalinas Sur, con sentimientos mezclados, que a lo largo del día se convirtieron en una sola luz colectiva. Al recibimiento con mateada, juegos colectivos y afectos en varios formatos se sumaron las intervenciones de personajes inolvidables como el Frank Brown y la Rosita de la obra “Carpa Quemada”, que nos fueron compartiendo la presentación de la Orquesta Atípica (escenario), el Ensamble de Percusion Circuito C. Barracas (calle) y el grupo Fuera de Foco (Crear vale la pena). El momento de entonar el sentido “himno” del Teatro Comunitario (“A barajar y dar de nuevo”), entre todos y todas los congresales presentes fue un instante único y galáctico en el corazón popular del movimiento.

Alegre  y laboriosa epopeya

El IV Congreso Latinoamericano de Cultura Viva Comunitaria ha terminado; sus kilómetros, desfiles y eventos nutrieron debates y amistades que ahora tienen que seguir viajando. Mención aparte deberían merecer las y  los jóvenes que produjeron la cobertura comunicacional de toda la Caravana, las compañeras y compañeros que lidiaron con la conducción cotidiana de una organización logística que combinaba micros, dinero, alimentos, protección sanitaria, alojamientos y conducción grupal en un volumen desconocido para todos y todas los involucrados. En la piel de organizadores y participantes quedan momentos gozosos y también dificultades y asperezas de la recorrida. La actividad fue exigente en la necesidad de ir al encuentro con la comunidad y su debate paradigmático…¿se puede trascender la cultura competitiva del Capitalismo y poner las bases de una sociabilidad distinta?¿dónde están cifrados esos desafíos?¿cómo se vinculan con las luchas sociales? ¿Cuántos movimientos pueden caber en un movimiento?

La increíble trayectoria descripta por cientos de referentes de colectivos de Cultura Comunitaria en la Argentina han generado un consistente temblor político que seguramente podrá ser parte de una estrategia de transformación desde la participación popular. Y, sin embargo, la cuestión seguirá pasando por el afecto, la vivencia y la celebración de la proximidad. Sin esto último, no hay verdadera transformación. “Territorios para el Buen Vivir” que necesitan afirmarse en otras prácticas, a veces intensas, a veces moderadas…pero nunca cómodas. Gran avance, plan de varios años, o sea…Cultura Viva Comunitaria para rato!!!!